8.4.11


LA VIDA EN LOS TRANSPORTES PÚBLICOS
Creía haberlo visto todo ya en esta vida:
una mujer rociada con gasolina, niños
despellejando un pájaro, la piel de un viejo
colgada de una pared con finos alfileres.

Pero no. Tardé en descubrir en la lluvia
otras ciudades que el ojo ignoraba,
aprendí a tachar el caballo y la manzana
y a golpear el muro del cielo con furia.

Desconozco el trayecto ante mis pies,
la luz que cae y es nieve al revés,
el reloj que con oficio talla otra voz.

Pero vuelvo otra vez a sentir la hoz
de la memoria, la llave que abre círculos
en la boca, el párpado violento, párpado.

Y no importa. Sigo aquí. Aquí espero.



imagen: sonia marpez / texto: juan bello

5 comentarios:

Eleanor Smith * dijo...

A pesar de todo, es bueno esperar.

"Pero no. Tardé en descubrir en la lluvia
otras ciudades que el ojo ignoraba,
aprendí a tachar el caballo y la manzana
y a golpear el muro del cielo con furia."

Mi preferida (parte) *

Cómo me gustan ! La imagen impecable.

Un beso o 2 *

BaBel dijo...

en la espera me juego

Ikana dijo...

El mundo se volvio loco hace siglos

Almudena Vega dijo...

Mis labios esconden la furia
tras su inicio,
yo aplaudo la manzana...

M. dijo...

No en vano.