14.9.10

Chica de ojos vidriosos


Saludando con la cabeza llena de autobuses,
no te imaginas lo que se supone cada vez que lloras,
el viento es un bosque soplando mis ojos
y carece de importancia que la carretera esté vacía,
tú sólo has de coger tu cuerpo y meterlo en una maleta,
pide un taxi y ve al aeropuerto,
los aviones parecen un lugar seguro y la gente allí es más amable,
pregunta por alguien que sepa cuidar de sí mismo
y haz todo lo posible por no separarte de él.


Texto: Juan Bello

Ilustración: Micah P. Hinson, por María Simó (http://www.flickr.com/photos/mariasimo)

1 comentario:

Fay .· dijo...

Me encanta buenisima entrada!
:D besiños